Con el sentimiento apelmazado

el corazón aglomerado

las heridas que no se quieren apagar

y son intermitentes