Cómo yacer en la impersonalidad

sin revolverse en lo subjetivo

revoloteando en uno mismo

pendientes de las lágrimas de la memoria

con la incandescencia de la mirada